Archivo de la categoría: Manga

Rin-ne

Autora: Rumiko Takahashi.

Editorial : Planeta deAgostini.

 

Desde que Inuyasha, la anterior obra de Rumiko Takahashi, superó la veintena de volúmenes, entró en un letargo creativo que no desapareció hasta su estiradísimo final. Está claro que a Takahashi se le agotaron las ideas, pero el éxito de Inuyasha la arrastró a poner el piloto automático y seguir con la serie hasta que los lectores se cansaron de las peripecias de Inuyasha, Kagome y compañía. Finalizada Inuyasha, los seguidores de la maestra Rumiko esperábamos con verdadero interés la aparición de su nueva serie, Rin-ne, con la esperanza de recuperar a la Takahashi fresca, divertida y genial de los años 80 y 90.  

Sin embargo, leídos los dos primeros volúmenes de Rin-ne, la decepción no puede ser más grande: Rin-ne parece directamente un remake de Inuyasha (o su continuación) en la que tan solo se ha tomado la molestia de cambiar el concepto de medio-demonio del protagonista por el de medio-shinigami; a las protagonistas femeninas, Kagome y Sakura, tan solo las diferencia que esta última se peina con coletas; y en lugar de un niño con cola de zorro tenemos un niño con aspecto de gato. ¿Qué ha ocurrido con la imaginación desbordante de la maestra japonesa del manga?

 Repasemos el argumento: Rin-ne situa su acción en un típico instituto japonés. Allí, la estudiante Sakura Mamiya conoce a Rin-ne Rokudo, un chaval vestido siempre de chandal y con graves problemas económicos que tiene la capacidad de convertirse en espíritu y conducir a las almas errantes de los muertos hacia el cielo. Esto es así por que Rokudo es medio humano, medio-shinigami, es decir, uno de los dioses de la muerte que según el folklore japonés acompañan a los difuntos al otro mundo.

Todo esto lo avergua Sakura porque, desde niña, tiene la capacidad de ver a los muertos. Lejos de vivirlo con el dramatismo del protagonista de El sexto sentido, Sakura se lo toma con filosofía y paciencia. La relación de amistad entre Rokudo y Sakura los llevará a vivir aventuras a medio camino entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

Uno de los pocos elementos originales de la serie es la deteriorada situación económica de Rokudo, que vive en el lindar de la pobreza, y a la que Takahashi intenta sacarle partido cómico: por ejemplo, por cada captura de un espíritu, Rokudo le cobra a Sakura una determinada cantidad en yenes; la ironía está en que, lo que para ella es una minucia (500 yenes, 10 yenes) para él es una fortuna. Además, para subsistir, Rokudo se alimenta exclusivamente de las ofrendas que le hacen los atemorizados alumnos del instituto. No obstante, la broma de las monedas resulta simpática al principio pero acaba perdiendo fuerza y ya en el volumen 2 apenas encuentra razón de ser.

 Es cierto que la profesionalidad de Takahashi está fuera de toda duda: es una gran narradora, explica las historias con claridad, simpatía y sus cómics son siempre entretenidos. El problema es que esta historia ya nos la ha contado, y carece de la chispa de la Rumiko de Lamu, Ranma ½ o Maison Ikkoku, series que la lanzaron al estrellato a golpe de genialidad.

 De momento, y a la espera de la aparición de los próximos volúmenes, a los que daremos una oportunidad, le doy un suspenso rotundo a la nueva obra de Rumiko Takahashi.

 La edición española: Es correcta y fiel a la original, aunque no ayuda demasiado la escandalosa periodicidad de publicación: el primer volumen apareció a finales de octubre; el segundo, en marzo.

Trailer de l’anime de Rin-ne:  

 Quizás no te guste Rin-ne, pero prueba:  cualquiera de las obras que llevaron al estrellato a Rumiko Takahashi. Desde Lamu, la obra que la dio a conocer a finales de los 70 y en la que puede apreciarse la maduración de su estilo gráfico y de su humor caótico (publicada en 18 volúmenes) hasta Ranma ½, la serie que la hizo famosa en Occidente, protagonizada por un chico que se convierte en chica cuando se moja con agua fría (36 volúmenes), pasando por Maison Ikkoku, la historia de amor entre la dueña de una residencia de estudiantes y uno de sus inquilinos, donde aflora una Takahashi más romántica pero también más madura, aunque sin abandonar un ápice su sentido del humor (10 volúmenes). Todas estas obras han sido publicadas excelentemente por la editorial Glénat.

2 comentarios

Archivado bajo Manga